La Biblia desde el siglo XXI

BibliÁfilo: ''palabro'' de nuevo cuño.

"BibliÁfilo":   "Persona aficionada a la lectura, análisis y meditación de la Biblia".

No es más que un "palabro" que me he inventado para resumir la idea que expreso en la frase anterior.

A veces he querido utilizar "bibliófilo", palabra ya recogida en el diccionario de la RAE, pero ésta se utiliza para los aficionados a los libros en general.

Alguno podría pensar que basta con decir "cristiano", o "creyente", o ... judío, o ... Pero no me vale ninguna, pues no todos los cristianos ni todos los creyentes son realmente aficionados a la Biblia (de hecho hay muchos que no la han leído nunca). Y respecto a los judíos también creo que hay bastantes que pasan de la Biblia. En cambio, sí sé de personas que no se consideran creyentes (y mucho menos cristianos o judíos) que sí son aficionados a la Biblia, a su lectura, a su escudriñamiento. De hecho, algunas de las frases que he recopilado de personajes ilustres o famosos son de no creyentes, y aún así, opinan favorablemente de la Biblia.

Así, pues, utilizaré "bibliáfilo" en más de una ocasión, y me ha parecido pertinente dejar aquí la aclaración del sentido que le doy.

(CC) Contenidos utilizables sin fines comerciales. Se agradece enlace a originales.

Creado con Webnode